Rincón de Ricardo

Guille querido, ¡bienvenido a la familia!

Ricardo ha llegado con fuerza. Aquí os dejamos un nuevo relato de Ricardo Medori, trata sobre una boda muy especial para él. ¡Cuánto echábamos de menos El Rincón de Ricardo!

Mi querido nietecito Javier:

Te he prometido enviar el relato del enlace de nuestra querida nieta, la Dra. CAROLINA AESCHLIMANN con el Ing* GUILLERMO MILICICH, acontecimiento que tuvo lugar el sábado 24 de Marzo de 2018 en Rosario,  y ahora trataré de hilvanar los detalles de una fiesta realmente inolvidable…

El casamiento por civil fue el jueves 22 en horas de la tarde, y contó con una nutrida concurrencia de familiares y amigos de los novios que llenó la sala del Registro Civil en el Complejo Zona Centro de Rosario.

Al finalizar, todos los asistentes nos trasladamos al bar «Búho», de moda en la ciudad,  donde se bebió cerveza artesanal y se degustaron bocadillos variados…

El sábado 24 amaneció como anunciando lluvia, lo que felizmente no ocurrió ya que fue apareciendo tímidamente el sol que brilló durante todo el día.

Ya por la mañana de ese fausto y memorable sábado y para ultimar detalles y arreglos en los salones, las familias de ambos contrayentes se trasladaron al lugar donde por la noche se realizaría la fiesta llamado «La Arboleda», un espléndido sitio con cabañas para alojarse ubicado en la ciudad de Funes cercana a Rosario. Allí permanecerían todos ellos alojados hasta el día siguiente, domingo 25 de marzo.

Rincón de Ricardo

Y, por fin, llegó el momento de la grande y solemne ceremonia nupcial que se desarrolló en la cripta de la Parroquia de Ntra.Sra.de Lourdes, de calles Santiago y Mendoza. (La Iglesia de Lourdes cuenta con un gran templo superior y -debajo- uno más pequeño que tiene una réplica de la Gruta de la Santísima Virgen de Lourdes en Francia y suele ser elegido por las novias, ya que cuenta con una hermosa escalinata por la que se desciende a la planta de la cripta y la novia tiene allí espectacular lucimiento)

Antes de continuar te cuento que todo el «mundo varón» empleó atuendos oscuros (trajes negros o azules, camisa y corbata, of course). El abuelo que tuvo la suerte de estar acompañado por Carlitos Alberto, recién llegado de Madrid, lució un  traje gris con camisa celeste y corbata al tono…súper elegante…jajajaa…..El horario estaba pautado para las 19 (7 de la tarde hora argentina)…pero hete aquí que dos novias anteriores no habían observado la puntualidad debida, lo que atrasó alrededor de una hora nuestro esperado casamiento…

Cumplidas entonces las ceremonias anteriores, el hermoso templo ya lleno permaneció aguardando con incontenible expectativa la llegada de Carolina. En el altar se encontraban los tres padrinos: María Cristina Medori  por la novia, y Beatriz y Raúl Milicich por el novio. El Cura Párroco, Juan José Estrade, gran amigo del Abu Ricky de años, fue el encargado de bendecir la unión en nombre de la Iglesia.

Cuando se oyó la señal de apertura de puertas del templo, todas las miradas confluyeron hacia el exterior y allí, en la solemnidad del momento, en lo alto de la escalinata, apareció la esbelta figura de nuestra hermosa Carolina tomada del brazo de su padre y padrino de la boda, Carlos Aeschlimann…delante, bajaban los niños y niñas de ambas familias  llevando los anillos y portando breves carteles con los nombres de los contrayentes…ello constituyó un tierno y emotivo momento de grata sorpresa. Mientras, al son de la música del órgano avanzaba, feliz y sonriente la radiante novia…»…here comes the bride, all dressed in white…»…» Caro lució un espectacular modelo de traje de novia confeccionado con finísimo encaje y especiales telas…Al llegar al pie del altar, un beso al padre/padrino, y ya se tomaron de la mano la Caro y el Guille…

Rincón de Ricardo

 «Yo os declaro esposos…lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre»  se oyeron las palabras del oficiante, Padre Estrade en el intercambio de anillos y el solemne momento fue coronado por un cerrado aplauso que los acompañó hasta la salida del templo…

 Allí, fuera, en la explanada de la iglesia de Lourdes se sucedieron entonces los abrazos, plácemes y felicitaciones entre los recién casados, familiares y amigos…  A partir de ese momento, se organizò la partida hacia la ciudad de Funes donde tendría lugar la gran fiesta de bodas. María José y Nacho Amoroso nos ofrecieron su coche, y allí nos montamos con Carlitos Alberto. Llegados al lugar, «La Arboleda», personal de custodia y protocolo chequeó nuestros nombres y pudimos ingresar. 

 Una larguísima mesa de casi 10 metros se extendía al aire libre, en los jardines y ofrecía a los invitados una tentadora y exquisita variedad de bocadillos…. a un costado del parque, una orquesta en vivo matizaba los comienzos de la fiesta con variados ritmos modernos.

En otro sector, un surtido bar ponía a disposición bebidas diversas. Se aguardó la llegada de los novios y se pudo acceder a los bocadillos y bebidas que ya se estaban degustando…

 A todo esto, debo relatar que -lamentablemente para mi disgusto personal- se había levantado un inoportuno viento bastante frío que me afectó en los días siguientes con un molesto resfriado..

 Pero la fiesta siguió su curso con la alegría de los momentos que se estaban viviendo…Los invitados nos trasladamos entonces al gran salón donde ya estabas dispuestas las mesas numeradas (nos correspondió la número 5) junto con Marita, y Mario, María Inés y Edgardo junto con otros amigos…Los jóvenes tenían sus mesas reservadas en distintos sectores…

 Destacamos que reinó la algarabía en todo  momento, favorecida por la buenísima y esmerada atención de solícitos camareros/as que recorrían incansables las mesas llenando las copas vacías o sirviendo los trozos de asado a la estaca que constituyó el «plato fuerte» de la cena.

 Párrafo aparte merece la gran mesa dulce que presentaba deliciosas y tentadoras ofertas de postres y tortas a cual más exquisita, que hicieron las delicias de los golosos… Tampoco se puede dejar de mencionar la barra de tragos a un costado del salón para los amantes de las buenas bebidas…

 Mientras, en las enormes pantallas ubicadas en paredes laterales, se difundían videoclips a cual más original  cuya música invitaba a mover el esqueleto sin parar, lo que hacía frenéticamente la concurrencia calculada en unas 250 personas.

 La orquesta que luego subió al escenario montado en el centro del salón, contribuyó al frenesí del momento y jóvenes y otros no tanto, como el que esto escribe, se contagiaron del ritmo y se sumaron a la pista a demostrar sus habilidades bailables.

Rincón de Ricardo

 Prevaleció el ambiente totalmente descontracturado, pues la mayoría de los asistentes eran profesionales, médicos, ingenieros, contadores con muchas ganas de divertirse en una noche tan especial. Las mujeres en general vistieron bonitos vestidos largos o conjuntos con pantalones anchos y, según es costumbre entre las muchachas jóvenes, los zapatos con tremendas plataformas, las elevan sobre los demás…jejeje…

 Lo notable del momento, también, y que fue advertido por muchos, es que este geronte no se cansó (o por lo menos no lo demostró…jejeje) saliendo a moverse (no digo bailar), toda vez que se lo solicitaron…

 Y siguió la pachanga y la algarabía juvenil casi hasta las seis de la mañana, no sin antes haberse distribuido muy buen cotillón y mientras los camareros seguían sirviendo bebidas y bocadillos de fiambre y cucuruchos de papas fritas con aderezos…

 La gran foto final de los que quedábamos todavía en pie, junto a los flamantes esposos, fue el broche final de una noche que por mucho mucho tiempo ha de  perdurar en la memoria de quienes nos hemos sentido protagonistas y TESTIGOS de estos momentos particularmente felices e inolvidables…

 GUILLE QUERIDO…BIENVENIDO A LA FAMILIA!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.